viernes, 14 de agosto de 2009


los minutos se burlan de mí;
y si yo fuera manecilla también me reiría a carcajadas de la estúpida que se sienta a mirar el cielo mientras intenta fumarse el corazón y en cambio acaba atragantándose con el humo de su propia razón. Y es que no se da cuenta de que así gasta los momentos; que de tanto pensarlos se corroen, de tanto respirarlos terminan perdidos en el viento. "Deberías pensar menos, y vivir más". Sí, creo que voy a dejar este intento fallido de ordenar mi caos en el cenicero; déjame estar aquí, contigo. ¿no te incomodo? Es que esta noche me ha invadido el temor y no consigo desintoxicarme. Tengo miedo. Miedo de ti, de mí. De lo que nunca hemos sido. Miedo de lo sabido y lo que queda entre líneas. Miedo a lo esperado y a lo imprevisto.
Déjame estar. Aquí, contigo. ¿No te molesto? Estoy cansada de ordenar lo que la tormenta de la distancia ha dejado; dame sólo un momento. Juro que no serán dos. Pero permíteme este instante para fumar tu ausencia y respirarte, que me ahogo entre tanto vacío, que me consumo al ritmo que has decidido deborarme los latidos: a fuego lento.

8 comentarios:

Diario de un PEaton dijo...

" Las Amarguras no son amargas cuando usted las escribe, es algo que afuego lento te hace sentir la paz y la desesperacion, los horrores de la soledad, las cosas fallidas.

me gusta,.
suerte

marta dijo...

(L)_(L)

Mansi dijo...

Ya estoy "mejor" respecto a ayer xD Si tenias razon, es más antes de yo decirte nada en tu texto habia unas palabras que si hubiese prestado mas atencion estaria "mejor" desde antes... Ya me entiendes ;)

Un saludo y felicidades por los 21 seguidores!

LaU. dijo...

Cabeza y corazón son incompatibles cuando se habla de amor :)
Menudo lío tiene! Yo le/la animo a que se deje llevar...

Ela dijo...

lindisimo!!

Álvaяо™ dijo...

'..sí; nos olvidamos de vivir, por tanta razón..'

Rubén Darío dijo...

Morena... da miedo no haber sido nunca.. pero no te fumes los momentos que se desvaneceran con el humo... vivelos y asi los reviviras cuando la implacable distancia golpee contra el cenicero... un beso paisana...
estuve en tu tierra, ganas de qudarme en ella y disfrutar de otro pais dentro del mio... ganas de empiernarme toda una semana sintiendo frio paramero y labios calidos...
pero fui a trabajar y al realidad hizo que bajara pronto a Caracas...
te beso Morena.
Darío.

Valentina G. dijo...

Me gusto muchísimo! me gusta como escribes!
Éxitos!